Periódico El Cinco |

Cómo desarrollar confianza

Establecer metas alcanzables no es un concepto nuevo para ninguno de nosotros. Ya sea algo tan simple como preparar nuestro almuerzo de la semana en casa o tan importante como empezar un nuevo negocio, todos podemos acordar que no llegamos a ningún lado sólo pensando sentados en el sillón. Aún así, tener la confianza propia para creer en nuestro éxito potencial requiere de trabajo mental. A menos que, por supuesto, tu idea sobre el éxito sea terminar la última temporada de Game of Thrones antes de que salga la sexta temporada.

2
Kate Tojeiro ha trabajado con docenas de altos ejecutivos para lograr su potencial y aumentar su confianza trabajando en los obstáculos mentales que se atraviesan en el camino. “Al dominar sentirte cómodo con la incomodidad, podemos entender nuestro potencial a través del poder de las acciones deliberadas y una pizca de la neurociencia”, nos dijo. Aquí están las ocho herramientas que ha dado a los ejecutivos para ayudar a aumentar su confianza, y cómo es que tú puedes adoptarlas también.

1. ¿Qué es posible para ti?
¿Alguna vez te lo has preguntado? Esa pregunta pasa muchas veces tan rápido por nuestro subconsciente que no tenemos tiempo de considerarla realmente. ¿Qué es lo que quieres lograr esta semana, mes, año, el próximo año, etc.?
Hay una cantidad extraordinaria de información e investigación que demuestra cómo el establecimiento de objetivos y metas aumenta el desempeño, particularmente en el área de negocios y deportes. Al establecer tus metas y definir estrategias específicas para lograrlas, seremos significativamente más propensos a lograrlas. (Morisano, Hirsh, Peterson, Pihl, y Shore (2010)

2. ¿Cuál es tu definición de éxito?
Realmente me refiero a la tuya; no la de tu jefe, ni la de tu pareja o la de tus familiares. Es muy común cargar con las definiciones de otras personas en nuestra vida, por las que nos esforzamos mucho por lograr. Sin embargo, cuando nuestras ambiciones no son intrínsecas a nuestros valores y convicciones, sirven más como ancla que como facilitadores, haciendo más difícil llevarlas a cabo. Los estudios demuestran que eso es porque las emociones representan un conductor poderoso y predecible en nuestro proceso de toma de decisiones. Por lo que, si no crees realmente en tu ambición, serás menos propenso a hacer lo que se necesite para llegar ahí. Piensa profundamente en lo que significa el éxito para ti y sólo para ti.

3. Dale un empujón a tu autoconfianza.
Cuando estemos persiguiendo nuestros sueños y nuestra pasión para alcanzar nuestro potencial, necesitamos alimentar la confianza en nosotros mismos. Una buena manera de hacerlo es recordar todas esas veces cuando tuviste éxito. ¿Cómo se sintió? ¿Qué fue lo que hiciste?
El pensamiento por sí solo ayudará a fortalecer las conexiones neuronales que construyen tu potencial, de acuerdo a la investigación de escáner cerebral realizada por científicos de la Washington University in St. Louis. Los escaneos indican que las áreas utilizadas para recordar experiencias son las mismas que aquellas encargadas de simular el futuro. En particular, el vínculo entre el córtex prefrontal dorsolateral y el hipocampo se enciende cuando una persona está planeando el futuro y recordando el pasado. Por lo que, si recuerdas logros del pasado, tu mente podrá enfocarse en lo positivo del futuro.

4. Siéntete cómodo con la incomodidad.
Lograr tu potencial requiere de un cierto nivel de incomodidad. Eso es porque cuando intentas algo nuevo, el cerebro recibe nueva información, y tiene que esforzarte más por procesarla. Cuando esto sucede, ocurre una neurogénesis (la creación de nuevas células cerebrales y conexiones neuronales que crecen en el cerebro), por lo que nuestro cerebro debe de sentir una ligera molestia para poder crecer.
Incorpora en tu día algunos pequeños actos de diferencia, algo nuevo que te haga sentir ligeramente incómodo. Te ayudará a alcanzar tu potencia muscular, especialmente en los días que sucedan cosas imprevistas que tengas que resolver. Por ejemplo, escucha reggae si prefieres música clásica, o viceversa. Alimentar este tipo de información nueva a nuestro cerebro ayuda a renovarlo, ya que sin nueva información nuestro cerebro sólo puede trabajar con el conocimiento y experiencia que ya tiene. Sin alimentarlo con nueva información, tu cerebro dependerá solamente de patrones viejos y hábitos ya formados.

5. Toma una acción deliberada hacia tus metas, sueños y pasiones diariamente.
Habiendo trabajado y entrevistado a líderes muy exitosos, he visto los resultados de tomar una acción deliberada. Realiza una pequeña acción cada día que te acerque a tus metas (las cuales ya escribiste desde el punto #1).
Cuando juntamos nueva información o aprendamos una nueva manera de hacer algo en pequeños incrementos constantes (por ejemplo, la práctica), creamos nuevas neuronas y fortalecemos las conexiones en nuestro cerebro. Más importante aún es que estas nuevas habilidades serán más fáciles de acceder, volviéndolas particularmente útiles durante situaciones de estrés.
Divide tus metas finales en pequeños pasos y acciones manejables.

6. Pide ayuda.
La mayoría de las personas casi siempre están más que dispuestas a ayudarnos o aconsejarnos, pero eso no nos lleva a pedir ayuda más seguido. Si pedir ayuda es difícil para ti y te hace sentir incómodo, intenta hacerlo en una circunstancia sencilla para ver lo que sucede (pide a alguien que te ayude a regar tus plantas si no estás, o que te compren algo si van a la tienda). Eso te puede ayudar a mejorar tu habilidad de pedir ayuda cuando realmente importe.

7. Deja de esperar las condiciones perfectas.
Para empezar, raras son las veces en las que existen las condiciones perfectas, si acaso. Y segundo, no hay momento como el presente. Las acciones deliberadas inmediatas crean una curva de retroalimentación positiva que te hace sentir bien, y te ayudará a alcanzar ese potencial muscular para cuando tomes la siguiente acción.

8. Deja atrás los hábitos y patrones de pensamiento 
Olvídate de esos hábitos que te mantienen en tu zona de confort. Los pensamientos del estilo “No soy del tipo de persona que empieza una empresa”, “No soy lo suficientemente atlético para correr un maratón”, nos mantienen atados. Enfócate en los pensamientos de lo que “sí puedo” hacer –¿qué puedes hacer hoy?
Al ir tras tus sueños y pasiones para alcanzar tu potencial y aumentar tu confianza, recuerda aceptar la incomodidad; es sólo temporal y te guiará en lo que sigue para ti.

Comparte:

Historias Relacionadas

Comentarios

Más Historias en Esto te va a interesar

Foto que habla

Ene 17

Edición Impresa