El Cinco |

¿Te cuesta trabajo lidiar con el estrés? ¡Aprende cómo relajarte!

El estrés en un mal que cada día afecta a más personas; va mermando nuestra calidad de vida y provoca que seamos más propensos a padecer diferentes enfermedades. Sin embargo, aunque todos sufrimos en mayor o menor medida de estrés, cada quien lo puede manifestar de diferente manera … algunos ejemplos:

Física: Te podrás dar cuenta por los síntomas: fuertes palpitaciones, sudoración en exceso, mareos o temblores, fatiga crónica, dolores de cabeza regulares, contracturas, etc. Cognitiva: Se da a nivel emocional como una sensación de miedo permanente (no ocasionado por algún trauma); sensación de perder el control, preocupaciones extremas, sensación de indefensión, pensamientos recurrentes y repetitivos, dificultad para concentrarse y enfocarse en un mismo tema, además de estar muy irritable todo el tiempo, estallar por cualquier cosa insignificante, y sentir que todo está mal y no tiene remedio. Motora: Ligado a evitar lugares o personas, estar todo el día haciendo alguna actividad.

En este sentido, hay personas que experimentan más de un síntoma de los que mencionamos.
Pero … ¡No te preocupes!; Más bien ocúpate en hacerlo consciente y mejora tu calidad de vida a través de estas técnicas:

1. Relajación muscular progresiva.
Esta técnica consiste en cerrar los ojos, acostarse e ir relajando cada parte del cuerpo. Para esta técnica se recomienda que el espacio tenga poca luz. Ponte ropa cómoda, ya que lo recomendado es poder estar acostado cómodamente. A través de la respiración, irás relajando cada parte de tu cuerpo. (Duración del ejercicio de 15 a 20 min)

2. Respiración consiente.
Para la aplicación de esta técnica se recomienda estar sentado con las piernas cruzadas y la espalda recta. Comienza escuchando tu respiración; concéntrate y disfrútala. Si te distraes, no te preocupes … ¡vuelve a empezar!

3. Ejercicio.
El ejercicio siempre libera la tensión acumulada, ayuda a que la respiración sea más profunda, siendo más constante. Haz una caminata o ejercicio moderado de estiramientos de músculos o si lo prefieres una rutina de yoga, pilates, o cualquier ejercicio que ayude a mejorar la musculatura … Sube y baja escaleras cada vez que puedas y ve a lugares cercanos caminando o en bicicleta. Recuerda incluir la respiración profunda en tu rutina de ejercicios.

4. Calmar los sentidos a través de la música.
Se recomienda un CD de música relajante, música de sonidos de la naturaleza o los llamados New Age. No es para que te duermas, sino para que con esta técnica la tensión se vaya desvaneciendo.

5. Aceites esenciales.
Actúan sobre el sistema nervioso central, reduciendo la ansiedad. Los puedes usar directamente sobre la piel, en la almohada, en el baño de tina o en difusor. Las esencias que recomendamos para este caso son, manzanilla, lavanda, naranja, mandarina, sándalo, o combinarlas (no más de 2).

6. Meditación.
Esta antigua técnica se basa en ‘dejar pasar’ los pensamientos. Si no estás muy familiarizado con esta técnica, lo más recomendable es una meditación guiada para llegar más fácilmente a ese estado de paz y tranquilidad. Puedes utilizar un incienso o un poco de aceite esencial para llegar a una meditación más profunda.

7. Masajes.
Hazte masajes en los pies, manos y orejas, ya que los chinos y muchas otras culturas aseguran que si lo haces, es como si estuvieras masajeando los órganos de tu cuerpo. Se dice que cada órgano tiene un punto en el pie, manos y oídos. Así que un poco de aceite y ¡adelante!.

8. Promover la creatividad.
Muchas de las personas que tenemos estrés necesitamos conectarnos con nuestra parte creativa o disfrutar de un hobby; hacer algo que nos encante y que no tenga nada que ver con las actividades del día a día. Nosotros recomendamos dibujar mandalas que son formas geométricas que actúan en el cerebro enfocándonos a la intención que se trabaje… por ejemplo, trabajar el perdón, sentimientos de culpa. Este trabajo es excelente y cada vez más gente se interesa él.

9. Técnicas alternativas.
Canta y baila tus canciones favoritas. Habla con tus mejores amigos, ve películas con final feliz. Esto siempre te ayudará a tener una perspectiva más positiva.

10. Fomentar el aprendizaje.
Una de las razones por las que sufrimos estrés es porque no creemos que somos capaces de salir adelante y nos da miedo lo desconocido. Sin embargo, si nosotros trabajamos ese miedo y descubrimos el potencial que tenemos, nos quitamos el miedo y confiamos en que todo llevará un orden divino.

    Comparte:

    Comentarios

    Más Historias en Esto te va a interesar

    Foto que habla

    Ene 20
    A ver si Trump no me deporta

    Edición Impresa