El Cinco |

Javier, el único anticuario de Victoria

Es el único y mejor de Ciudad Victoria. En 1987 irrumpió en la restauración y venta de antigüedades. Muebles asombrosos de Francia, Bélgica, la India, los que comercializa. Asegura que clientes batallan para apreciar el valor de sus productos, contra otros de cualquier mueblería. “Se vive la peor crisis en años”, comenta

 

    Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Su página de antigüedades tiene muchas visitas, incluso las fotografías de sus muebles se publicaron en una revista especializada en el extranjero pero en esta capital, el anticuario Javier Anzaldúa sólo ha logrado vender un piano en lo que va de 2016.

    El único y mejor anticuario de Ciudad Victoria nos guía en un recorrido por su tienda de antigüedades donde las visitas son con previa cita, debido a que sale constantemente arreglando asuntos comerciales porque no tiene empleados y él mismo realiza todas las funciones.

    En la tienda ubicada en Mier y Terán 228 de la zona centro, se exhiben los muebles más asombrosos procedentes de Francia, Bélgica o la India, verdaderas obras arte, algunas restauradas por artesanos de la localidad bajo la mirada y supervisión de Javier que es un diseñador nato.

    “Siempre he amado el diseño, soy un apasionado de los muebles antiguos. Empecé en 1987 y he tenido que lidiar con muchas cosas como el desconocimiento de la gente a los muebles de calidad. Son ventas difíciles porque hasta el que tiene dinero te regatea y prefieren comprar muebles de aserrín prensado que pagar por estas antigüedades”.

    Javier asegura que se viven los peores momentos económicos en la ciudad, lo sabe porque en el presente año sólo ha logrado acomodar la venta de un piano.

    “Sólo he vendido uno, cuando en años anteriores se vendían de 4 a 6 en un mes. La situación es crítica y he tenido que reinventarme para sobrevivir. Por ejemplo, damos facilidades, dejamos a crédito los muebles al igual que las otras mueblerías tradicionales pero con mejor calidad, y ni así las personas se animan”.

    Otra de las estrategias para salir del bache económico es la distribución de muebles en negocios como boutiques o librerías, para lograr ventas en línea, a la fecha Javier cuenta con 8 tiendas virtuales.

    “Un ejemplo es que en el negocio de Guayaberas las Torres se exhibe uno de los tocadores de mi tienda, que además que le proporciona glamour los clientes pueden ver el mueble y la persona de la tienda puede mostrar la página antigüedades y pianos a través de la computadora”, explica.

    Cualquier negocio cuya temática se acople a los muebles antiguos puede solicitar exhibir los muebles de Javier en su tienda.

    “Hablamos y si hay venta de los muebles que ahí se exhiban hay una comisión, es decir, los dos ganamos. Para permanecer en un negocio hay que reinventarse, las crisis económicas son también una oportunidad de crecer”.

    En su oficio de anticuario Javier Anzaldúa ha recorrido muchos caminos en búsqueda de muebles fascinantes y únicos.

    “Me he tenido que meter a pueblos fantasmas, todo cuesta y aprender el oficio me ha llevado muchos años, desde estudiar los estilos, conocer la historia de otros países, horas en la computadora y explicarle a la gente por qué cuestan más mis muebles que los de una mueblería convencional”.

    Un piano de la tienda de antigüedades de Javier Anzaldúa puede costar desde 15 mil hasta 75 mil pesos, pero existen las mensualidades (hasta 40 mensualidades) y el sistema de crédito inmediato, con un cómodo enganche al iniciar.

    Estamos hablando de un trinchador traído desde la India que puede alcanzar los 150 mil pesos, una consoleta italiana (1879-1890) de 19 mil pesos con acabado en hoja de oro realizada a mano.

    Un trinchador francés de los años 1850-1870 de roble total o un librero de Bélgica fabricado entre los años 1860 a 1880.

    La venta de antigüedades, pianos y reproducciones de muebles se hace mediante previa cita al teléfono 01 834 314 06 61.

    Si te interesan las antigüedades y los pianos entra también a la página antigüedades y pianos. com.

     

     

     

     

      Comparte:

      Comentarios

      Más Historias en Cd. Victoria

      Foto que habla

      Ene 20
      A ver si Trump no me deporta

      Edición Impresa